lunes, 24 de octubre de 2011

Yves Saint Laurent. YSL

LA FUNDACIÓN MAPHRE NOS PROPONE UNA RETROSPECTIVA DE 40 AÑOS DE CREACIÓN RESUMIDOS EN 150 MODELOS DE ALTA COSTURA Y PRET-A-PORTER, ADEMÁS DE 80 DIBUJOS, BOCETOS, VIDEOS Y FOTOGRAFÍAS DEL ARTISTA. TODO ELLO HASTA EL 8 DE ENERO DE 2012.




“Siempre he colocado por encima de todo el respeto a este oficio, que no es del todo un arte, pero necesita de un artista para existir” YSL
Y sin duda alguna, Yves Saint Laurent era uno de esos artistas que hacen posible la existencia del arte de la moda y el diseño.

Yves Saint Laurent nace en Orán, colonia francesa de Argelia, en el seno de una familia acomodada. Durante su infancia se interesó ciegamente por la moda y aquello que más le divertía no era una pelota sino ojear la revista Vogue. Por ello, tuvo una infancia dura, llena de críticas e insultos, a los que él contestaba con tan solo 9 años: “algún día seré famoso y dejaréis de reíros”.


En 1950 mandó a un concurso de París alguno de sus diseños, y quedó en tercera posición. Un año después se presentó al mismo concurso, resultando ganador. El responsable de su revista favorita, Vogue, quedó impresionado y envió rápidamente los diseños de aquel desconocido a Dior, quien vislumbró sin problemas el talento de aquel chico y no dudó en incluirle en su taller. Con tan solo 18 años, Yves trabaja para Dior.


Dior le nombra sucesor jefe de la casa de costura. Yves y su madre quedan sorprendidos ante la noticia, ya que Dior era joven todavía para pensar en su muerte y sucesores. Sin embargo, Dior muere ese mismo año por un infarto.

En 1960 fue llamado a filas por las milicias y se vio obligado a abandonar Dior. Duró apenas 20 días en el ejército. Las críticas que había recibido en su infancia se sucedían también ahora, y abandonó el ejército por estrés.

En el hospital supo que Dior no le guardaba un puesto y que prescindían de él, lo que agravó su estado emocional. Todo ello le llevó a ingresar en un psiquiátrico donde recibió electroshocks y le administraron multitud de sedantes y medicamentos. Esto hizo que Yves Sanit Laurent se sumiera en una época oscura de adicciones y problemas emocionales.

Y aquí es donde Pierre Bergé jugó un papel fundamental. Acompañó al diseñador en sus peores momentos y le ayudó a salir de su profunda depresión. Saco fuerzas y pruebas para demandar a la empresa y consiguió con ello dinero suficiente para abrir una casa de costura propia para Yves Saint Laurent.

Le acompañó en su vida sentimental hasta 1976, pero aun así siguieron viviendo juntos y compartiendo la vida laboral en su profesión.

Yves comienza su trabajo en solitario y empieza a ser conocido por su propia marca, cuyo diseño que aún perdura (inicial de su nombre y apellidos superpuestos) fue encargado al diseñador gráfico francés Cassandre.


En 1966 ocurre algo que nadie antes podría haber imaginado. Yves presenta un esmoquin para mujer. Es el primer diseñador que se atreve a vestir a la mujer con prendas que hasta ese momento eran exclusivas de los hombres. Sin embargo, Yves Saint Laurent no quería que la mujer se adaptase a la moda, sino que la moda fuese quien se adaptase a la mujer, y el esmoquin era perfecto para ello. Se adaptaba a la personalidad de cada mujer, daba un aspecto callejero y a la vez sensual. Yves comenzaba su revolución. (1967 primer traje pantalón/ 1968 primer jump-suit…)

Además, fue el primer diseñador de alta costura que presenta colecciones de Prêt-à-porter, y el primero que utiliza modelos de raza negra en sus desfiles.

Sin embargo, no todo fue gloria y éxito, sino que el artista vivió también momentos críticos tanto en su vida profesional como personal. En 1971, los periódicos aparecían con titulares como: la colección más fea de París” “las mujeres en sus horas peores”, todos ellos referidos a la colección Mondrian, presentada por Yves, que recordaba, decían, a la época de la ocupación Nazi. Supongo sería consecuencia de que Yves Saint Laurent no vivió de cerca dicha época, y por tanto no pensó en la repercusión que podría tener en ciertas personas que seguramente perdieran a familiares y amigos.

Otro de sus peores momentos fue en 1987 cuando presentó un desfile con prendas adornadas con joyas de hasta 6 cifras, pocos días después de que un crack financiero sacudiese la ciudad. De nuevo una muestra de cómo Yves vivió alejado de aquello que oía hablar a algunos, de una tal pobreza.

Yves se vio derrotado, cansado de que no le entendiesen y se refugió en el alcohol y las drogas, incluso se hizo adicto a la Coca-Cola, llegándose a beber varios litros al día. Pierre Bergé siguió a su lado en todo momento.


Pierre y Yves reunieron una gran colección de arte en su casa, la cual ampliaron cada vez más gracias al éxito de su perfume “Opium”. Esta pasión por el arte, la vemos reflejada también en sus diseños, inspirados muchos en las obras de Goya, Picasso, Velázquez… El pop Art y Andy Warhol macaron su ambición de abolir la frontera entre el arte y las artes decorativas.

Otra fuente de inspiración fueron sus viajes a la india o marruecos, donde quedó fascinado por los colores, las telas y el vuelo de las prendas. Al igual que los viajes, los libros, la opera y el teatro fueron algunos de los motivos de sus diseños.

Yves se retiró finalmente en 2002 y muere en 2008, en París por un cáncer cerebral.

Sin duda, se fue un gran aliado de la mujer. Un revolucionario de la moda que consiguió hacer que la mujer no fuera quien se adaptara a la moda, sino que la moda se adaptase a ella. Como se dice en el mundo del diseño: “Coco Chanel liberó a las mujeres, mientras que Yves Saint Laurent, les dio el poder”. Y así fue. Yves dio el poder a la mujer para librarse de cinturas de avispa, para ser ella la que eligiese que quería lucir en su cuerpo y cómo quería hacerlo. Como decía él: 

“La prenda más hermosa que puede vestir a una mujer son los brazos del hombre a quien ama”.

Yves Saint Laurent murió, pero nos dejó su legado y sus obras. Ahora es cuando me gustaría ver a esos niños que se reían de él en la infancia por jugar con revistas en vez de pelotas, y dibujar bocetos y diseños, en vez de casas con nubes en el cielo. Aquel niño raro se convirtió en un genio de la moda, que revolucionó la manera en que la mujer se mostraba al mundo.

"Con los años he aprendido que lo más importante en un vestido es la mujer que lo lleva puesto" YSL

Y ahora, gracias a la colaboración de la Fondation Pierre Bergè-Yves Saint Laurent, la fundación Maphre nos propone una retrospectiva de 40 años de creación resumidos en 150 modelos de alta costura y Pret-a-porter, además de 80 dibujos, bocetos, videos y fotografías del artista.

La exposición ha pasado por ciudades como NY, Moscú y París y ahora somos Madrid, los afortunados de ver las creaciones de Yves Saint Laurent más cerca que nunca. Será posible hasta el 8 de enero de 2012, en la calle recoletos 25 (Lunes de 14.00 a 20.00 hrs. Martes a sábado de 10.00 a 20.00 hrs. Domingos y festivos de 11.00 a 19.00 hrs).




1 comentario:

  1. Buenísimo artículo guapa. A ver si voy a verla este miércoles :)

    ResponderEliminar